La educación de las Mujeres en Kenia

En Kenia, las mujeres tienen que enfrentarse a muchas barreras especialmente cuando se trata la educación, a pesar de que la educación primaria es gratis, por cuestión cultural, es imposible que muchas niñas lleguen a la escuela.

Esto se debe a diversas causas, por ejemplo, en ocasiones la familia piensa que siendo niña no es necesario contar con una educación, en otros casos, las niñas son las encargadas de sus hermanos cuando los padres faltan, es bastante común en familias donde los padres mueren por causa del VIH.

En la constitución de Kenia están incorporadas muchas leyes discriminatorias para sus mujeres, por decir un ejemplo, las mujeres casadas deben tener la autorización de sus maridos para poder tener un carnet de identidad nacional, tampoco pueden recibir herencias o poseer tierras ni ser dueñas de una propiedad.

La discriminación a las mujeres en Kenia se da sobre todo en los niveles educativos, sanitarios y económicos.

En los tres pilares fundamentales en donde las personas gozan de una vida digna, por lo que podemos decir que las kenianas, tienen que vivir una vida llena de indignación, aún en este siglo.

Pero, debemos resaltar el hecho de que Kenia, es un país que más ha avanzado en su lucha, por ejemplo, la ablación en la mujeres está prohibida bajo la aprobación de una nueva ley, pero sin embargo se prevé apenas 3 años de cárcel para quien la practique, así como unas multas elevadas, pero, si la niña muere se arriesgan a una cadena perpetua.

la educacion de las mujeres en kenia

Pero existen casos que son inspiradores y que dejan una pequeña esperanza de que las cosas pueden cambiar para la mujer keniana.

Por ejemplo, podemos citar el caso de la keniana, Kakenya Ntaiya, cuya vida realmente es motivadora, no entraremos en detalles pero hemos de decir que luchó para que su padre accediera y le permitiera cursar sus estudios, logrando una beca para estudiar en los Estados Unidos, allí, adquirió el conocimiento completo de la situación que vivían las mujeres en su país.

Teniendo conciencia de ello, Kakenya, volvió a su país para tratar de cambiar las cosas por lo menos en Enoosaen, su pueblo natal, donde fundó una escuela que no solo pretende educar a las mujeres sino también protegerlas de la tradicional circuncisión y los matrimonios infantiles.

Así que, las niñas que asisten a su academia, seguramente podrán tener una vida diferente e irán influyendo en su comunidad para seguir cambiando las cosas.

Es un camino largo de recorrer, pero ya se dio inicio y eso es lo más importante.

Si quiere ayudar con este y otros proyectos, puede donar ropa y material escolar a esta y a muchas otras escuelas en Kenya. Puedes hacer donaciones con en webs como Outleton, o amazon.

Comments are closed.